Oficinas de lunes a sábado - 09:00 a 20:30 Residencia universitaria Misioneras; Plaza Urriés, 1 , 22002 Huesca, Aragón
Email info@residenciamisionerashuesca.com LLama al Tel. 638 25 00 75 / 974 22 00 22
Oficinas de lunes a sábado - 09:00 a 20:30 Residencia universitaria Misioneras; Plaza Urriés, 1 , 22002 Huesca, Aragón
Email info@residenciamisionerashuesca.com LLama al Tel. 638 25 00 75 / 974 22 00 22

La ansiedad en la estudiante universitaria

Tenemos que ser conscientes que es probable que la ansiedad aparezca de un modo ocasional en nuestras vidas.

¿Cómo se presenta la ansiedad en la estudiante universitaria? Todas las personas somos susceptibles de padecer situaciones incómodas. Se pueden presentar a lo largo del día y que te parezca que no eres capaz de gestionarlas.

Simultanear las responsabilidades universitarias con la vida diaria y sumar la situación actual de pandemia puede ser un detonante. Pero puedes convivir con la ansiedad en momentos puntuales y no por ello es un problema ni tienes que preocuparte.


Seguramente algunos de los siguientes síntomas te resultan familiares:

  • Sensación de peligro o pánico ante un pensamiento o incertidumbre.
  • Puedes llegar a notar que tu ritmo cardiaco aumenta.
  • Tu respiración se acelera.
  • Sudoración.
  • Te sorprende un ligero temblor.
  • Puedes incluso arrastrar cansancio de días anteriores. Tu sueño es insuficiente y poco reparador.
  • Te surgen ideas recurrentes sobre una preocupación. No consigues concentrarte como te gustaría.
  • Quizás estas padeciendo algún problema gastrointestinal puntual.
  • De un modo inconsciente, intentas evitar todo aquello que crees que te puede generar la temida ansiedad.

 

Te adelantamos que solo tienes que preocuparte si las situaciones diarias te producen miedos intensos y excesivos. Lo normal es enfrentarte a estas situaciones puntuales conduciendo tus pensamientos en una dirección positiva.

 

Convéncete a ti misma de:

  • El miedo no es útil como herramienta.
  • Anticípate a los hechos. Aleja los peores pensamientos que perjudican tu actitud y capacidad resolutiva.
  • Todo tiene una solución
  • Te puedes sobreponer de la ansiedad.
  • Vivir con ansiedad es posible. Mucha gente que te rodea está afectada en alguna medida y de un modo puntual.
  • La adrenalina es la culpable de tus sensaciones de ansiedad. Deja que suceda, poco a poco se mitigará.
  • Procura tener una actitud positiva y realista. Las suposiciones dramáticas no sirven y no se suelen producir más allá de nuestros pensamientos.
  • Si pasas por un periodo de dificultad, procura dedicar unos minutos a realizar ejercicios de control de respiración.

 

Controlar un ataque de pánico es posible

  • Tienes que detectarlo unos minutos antes de que suceda y prepararte para superar los síntomas
  • Mejor si estas acompañada. La comunicación te ayudará
  • Procura controlar la respiración. Realiza ejercicios de relajación que te ayuden a no hiperventilar.
  • Tranquilízate. Eres consciente que un ataque de pánico dura unos pocos minutos.
  • Si es posible, escribe lo que te está pasando. Reflejar tu experiencia del momento en texto conducirá otra actitud en tu cerebro.