Oficinas de lunes a sábado - 09:00 a 20:30 Residencia universitaria Misioneras; Plaza Urriés, 1 , 22002 Huesca, Aragón
Email info@residenciamisionerashuesca.com LLama al Tel. 638 25 00 75 / 974 22 00 22
Oficinas de lunes a sábado - 09:00 a 20:30 Residencia universitaria Misioneras; Plaza Urriés, 1 , 22002 Huesca, Aragón
Email info@residenciamisionerashuesca.com LLama al Tel. 638 25 00 75 / 974 22 00 22

Lo primero que tienes que saber es que, si ejercitas la memoria te responderá con buenos resultados a corto plazo. Mejorar nuestra memoria nos hará mejores para los demás y para nosotras mismas. La universidad dejará de presentarse como un reto agotador o estresante. 

¿Quieres mejorar tu memoria? Sigue estos tips a diario:

Aliméntate bien

Estamos hartos de oír lo importante que es tener buenos hábitos y una dieta equilibrada. Algunas personas se quejan argumentando “para qué; me gusto como soy”. Estamos tan centrados en la estética y las dichosas tendencias que nos olvidamos de la salud. De encontrarnos realmente bien. Sin sofocos en verano, ni encontrarnos destemplados cuando nadie tiene frio. El consumo de vegetales y frutos secos, sin sal ni salsas, pueden sustituir los snacks. Es sabido que tu cuerpo supera estos malos hábitos al poco de abandonarlos totalmente.

Haz deporte.

Procura ejercitarte a diario. Evita permanecer largas horas sentada lamentando lo mucho que te queda por estudiar. Cada 40 minutos puedes levantarte y estirar las piernas. No mires el móvil y recorre el pasillo. Procura tener una rutina diaria (de 30 minutos mínimo) de ejercicios diferentes para cada día de la semana. No te aburras tu sola, busca vídeos de ejercicios en You Tube y procura divertirte haciéndolos. Si estas en la residencia universitaria, realiza la sesión en compañía.

Gestiona tus horas de sueño.

Este apartado es crucial para todo. Tu estado de ánimo, tu concentración, tu receptividad y tu memoria. Quedarse largas horas estudiando hasta ver amanecer es una forma errónea de plantearse los estudios. Lo ideal es respetar una rutina de sueño que se repita todos los días. En la segunda semana te levantarás de la cama llena de energía y serás la envidia de todos.

Ejercita tu memoria.

Hay multitud de herramientas que te permiten entretenerte ejercitando tu cerebro. Desde aplicaciones para tu móvil, juegos de mesa, pasatiempos como los crucigramas, sudokus, autodefinidos, … No dejes que tu cerebro se aletargue, porque cuando quieras recurrir a él estará tan cansado y apático como tú lo estés en ese momento.

Archivos